periodismo-comunicacion

Españoles: el periodismo ha muerto

Bueno… no seamos tan drásticos. Es cierto que una parte muy importante de él lo ha hecho. Desde el momento en que los medios se vendieron al mejor postor; los profesionales de estas empresas perdieron cualquier tapujo a la hora de manifestar su ideología; las informaciones no se contrastan, ni tan siquiera aparecen firmadas.

La “prensa libre” es una consigna que solo vemos en las películas; los ciudadanos confían antes en un ‘chorizo’ que en un periodista; y las facultades alojan entre sus aulas catedráticos de la pluma y el tipógrafo, pero no de las herramientas tecnológicas… ya nada es lo mismo.

Las cosas han cambiado y lejos de los más de 3.500 despidos que se produjeron el año pasado solo en el sector periodístico madrileño, hay una crisis de identidad descomunal entre sus profesionales. Cada vez que hablo con un ‘ex-plumilla’ -así se les llama en el gremio- la respuesta es la misma: “la cosa está fatal… A ver si consigo alguna colaboración con un periódico o revista… Habrá que emigrar…”. Son pocos los que se paran a reflexionar qué está cambiando y por qué. Y menos aún los que plantean su futuro en otro ámbito de la comunicación que no sea el puramente periodístico.

La crisis del sector es bastante obvia, pero también el auge de nuevos canales con un hueco importante para profesionales de la comunicación. El entorno multimedia y online dan paso a perfiles como el del content manager o gestor de contenidos, el community manager o gestor de comunidades online, el dircom o director de comunicación corporativa. La comunicación se abre hacia nuevas bifurcaciones que en ocasiones, se comen al periodismo, al de toda la vida…

Digo esto, no porque se trate del mismo oficio, sino todo lo contrario. Son ámbitos paralelos de la comunicación y que como tales, debieran también ser materia de aquella que llaman “Ciencias de la información” (con mayúsculas).

Me remito a mi terreno: el de la comunicación online y el marketing de contenidos. Desde luego que no trabajo a pie de calle, micrófono en mano a la espera del protagonista de mi noticia; tampoco aguanto el estrés informativo de una redacción, ni necesito que mi redactor jefe repase cada coma de mis escritos. Sin embargo, produzco contenidos y lo hago del mismo modo en que lo hacía en un periódico, una emisora o una agencia de televisión: partiendo del interés informativo de mi audiencia y contrastando datos. Los blogs corporativos son un escenario más, podría decirse que son un pequeño medio especializado al servicio de una audiencia muy segmentada. Y como tales, precisan de contenidos de calidad.

Durante la X Sesión del laboratorio de Periodismo de la Asociación de la Prensa de Madrid, David Martínez Padrales, gerente de comunicación de Orange, hablaba del desligamiento entre periodista y sociedad que se ha producido durante los últimos años; aquella sociedad a la que “supuestamente” debía servir. Por contra, depende más de “su sociedad”, es decir, de la empresa que lo mantiene con vida y de sus intereses empresariales. “Al final el periodista hace cada vez más comunicación y menos periodismo como tal”. Las empresas prescinden ahora de esos intermediarios que son los periodistas de medios y lo hacen para crear sus propios canales de información. “Éstos se están convirtiendo en un nuevo lugar para el desarrollo profesional de los periodistas” afirmaba David Martínez, “ya hay ejemplos de empresas que están generando su propio periodismo de nicho y con mucha calidad”.

La erosión de los medios de comunicación y sus periodistas está provocando que las compañías pierdan la confianza en ellos, así como los ciudadanos…

La responsabilidad corporativa es, probablemente, el mandamiento número uno para cualquier empresa del siglo XXI. La transparencia y compromiso con sus usuarios/audiencia son un motivo más para pensar que no hay tanta diferencia con el periodismo y sus medios de comunicación.

Por último está la formación. ¿Qué hace falta para que se reforme el sistema educativo? Cada año salen de las facultades españolas unos 6.000 graduados en periodismo y su formación es exactamente igual a la que se impartía hace 10 años. ¿Cuándo comenzaremos a hablar de comunicación y no de periodismo…?

Gina Gulberti

Soy profesional de la comunicación y el marketing digital con infinitas ganas por aprender más y más. Actualmente trabajo como Marketing Operations Director de Launchmetrics dirigiendo un equipo digital de seis personas. También doy clases en la Escuela Internacional de Comunicación. Soy una adicta a los viajes, una 'yogui' aficionada, y una apasionada por la moda y la creatividad.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *